Sistemas de apoyo en el tiro

Article original: https://www.armas.es

Como sabemos en la ecuación de la precisión de un arma intervienen diferentes variables, además de la más evidente, que es la calidad del arma que empleemos. Elementos como la munición o los diferentes sistemas para apuntar al objetivo, se evidencian cruciales. ¿Cómo saber entonces que tenemos un arma de calidad o los elementos anteriores son los más adecuados? Si queremos que nuestra próxima competición de tiro o jornada de caza sea un éxito, necesitaremos un banco de tiro o un sistema de saquetes de apoyo. De esta forma podremos aislar en gran medida el arma de las capacidades del tirador y ase- gurar la repetibilidad de las condiciones del disparo, para evaluar independiente- mente los citados elementos.

El peso de la variable tirador y sus capacidades o condiciones durante la prueba de un arma es muy grande. Creo que todos los que practicamos la caza y el tiro deportivo, somos conscientes como un rececho de montaña extenuante o simplemente unas bajas condiciones físicas, repercuten sobre la precisión al empuñar nuestra arma. La forma de aislar estas circunstancias, en cierta medida. es utilizando unas condicio- nes ideales de apoyo del arma. Además, otro aspecto no menor, cuando realizamos pruebas sobre armas potentes, es la mitigación del retroceso. Lógicamente en este caso son los bancos de tiro los que ofrece mayor cobertura contra el mismo.

Muchos de nuestros lectores habrán obsevado, como durante nuestras pruebas de rifle mencionamos que utilizamos un banco de tiro CALDWELL Lead Sled DFT II. El objetivo es triple, primero poner a punto el arma para la prueba de la forma más precisa, configurando la óptica y seleccionando la munición más adecuada. Segundo, aislar al arma de tirador, no esta- mos evaluando lo buen o mal tirador que es el probador, sino cual es la precisión del arma. Tercero, reducir la fatiga del tirador en lo posible, cuando chequeamos calibres tipo magnum. Tened en cuenta que hay sesiones en las que se pueden llegar a realizar 200 disparos del 300 Win Mag, porque se prueba varios rifles y diferentes tipos de munición. A este respecto quiero señalar, que es sobradamente conocida la fatiga como una de las circunstancias más determinantes a la hora de cometer errores.

¿Qué apoyo es el más adecuado?

Ahora bien, que nadie piense que con colocar el rifle en un “potro” o banco de este tipo está todo hecho, sigue siendo necesario apuntar y mantener la quietud del arma para conseguir una buena agrupación. Aunque desde luego resulta más sencillo y cómodo que hacerlo sólo con un bípode, en un apoyo de oportunidad y por supuesto mucho más que a mano alzada. Como hemos dicho existen diferentes soluciones y al final del artículo propondremos algunas de ellas. Pero para elegir la más adecuada, debe tenerse en cuenta las siguientes características:

Absorción del retroceso: Un banco de tiro pesado, de estructura metálica reduce nota- blemente el impacto del retroceso. Hay bancos, como el CALDWELL que utilizamos habitualmente en nuestras pruebas, que disponen de bandejas para colocar pesos adicionales. Mitigar el retroceso supone ganar en confianza y seguridad a la hora de realizar el disparo, lo que se traduce en precisión.

Materiales: No es lo mismo unos sacos de cordura que unos de cuero, ni un banco de tiro metálico que uno de polímero. Con respecto a los primeros, los de cordura son mis preferidos por su duración y mantenimiento. Con respecto a los segundos, sin duda los metálicos son los más adecuados, los de polímero suelen doblarse incluso con rifles ligeros, teniendo un pequeño efecto rebote cuando manipulamos el arma.

Regulación: Durante el uso del banco o sistema de apoyo, deberemos hacer numerosas regulaciones, porque tras cada disparo el mismo se moverá. Esto nos obligará a retomar la postura de apoyo o a usar los sistemas de regulación que incorpore el banco. Por ejemplo, en el CALDWELL Lead Sled DFT II, tenemos una rueda delantera y trasera para realizar rápidas correcciones en altura.

p-2.png

Adaptabilidad: Mientras que un conjunto de saquetes delanteros y traseros, suele ofrecer una buena adaptabilidad a todo tipo de armas, los bancos requieren que seamos cuidadosos en su elección. Tomando de nuevo como ejemplo nuestro banco CALDWELL Lead Sled DFT II, en su momento lo seleccionamos por su capacidad para trabajar con rifles semiautomáticos con cargador largo e incluso si fuese necesario, palanqueros. Otras variantes de este fabricante, ofrecen un único travesaño en lugar de dos, lo que penaliza la rigidez de la estructura e impide el uso de los mencionados rifles.

Protección del arma: Hay que considerar la protección que ofrecen al rifle. Si habla- mos de bancos baratos, sin almohadillas ni protecciones de goma en las zonas de apoyo, posiblemente acabemos rayando la culata de nuestra arma.

Confort: Este apartado cubre dos aspectos diferentes. Por una parte, la capacidad de adaptación del sistema al tirador y el nivel de control sobre el arma, no es lo mismo un rifle “encastrado” en un banco de tiro, que apoyado sobre unos saquetes. Por otra, el peso del conjunto es una variable a consi- derar, no es lo mimo que tener que despla- zarse al campo de tiro con un par de ligeros saquetes de apoyo, que un banco metálico de 11 Kg.

SmartReloader SR200. Una de las opciones más económicas del mercado, consti- tuida por un saco delantero de apoyo y un saquete culatero, fabricados en cuero y poliéster.

SmartReloader SR300. Es un excelente pie de acero para apoyo delantero, con una base sólida y un ajuste de elevación profesional. Ligero y fácil de transportar al campo de tiro. Pesa solo 3,5 Kg. Naturalmente es recomendable complementarlo con un saquete culatero tipo SmartReloader SR201.

 

CALDWELL Lead Sled 3. Es uno de los bancos metálicos de entrada de CALD- WELL. Reduce hasta en un 95% el retroceso del arma, consiguiendo así un tiro más preciso. La protección para el arma es total, ya que protege la culata y las superficies del arma en su totalidad.

CALDWELL Lead Sled DFT II. Uno de los bancos profesionales más efectivos del fabricante de Misuri. Con múltiples regula- ciones, admite el uso de todo tipo de rifles. Es posible reducir el retroceso casi com- pletamente mediante sacos de peso adicio- nales colocados en su bandeja inferior para tal fin.

Los bancos de tiro y sacos de apoyo, son unos accesorios imprescindibles para todos aquellos tiradores y cazadores que gusten de poner a punto sus armas, ópticas y municiones. Existen múltiples opciones, que cubren todas las necesidades y presu- puestos, aunque por experiencia se, que después de comenzar con un conjunto de saquetes, se acaba cayendo en la tentación de un buen banco.

Agradecemos a la armería BLACKRE- CON, la cesión del material para la elaboración de este artículo.

http://www.blackrecon.com

Fuente: Armar.es, Artículo Febrero-Marzo 2019

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.