El Headspace es una de las medidas más críticas en su arma de fuego. La definición de Headspace: la distancia desde la cabeza del cierre bloqueado hasta una línea de referencia o un hombro en la recámara que detiene el movimiento hacia adelante del cartucho. El término se originó cuando todos los cartuchos tenían bordes salientes, por lo que inicialmente la medida se tomó solo en la cabeza. Ahora incluye otros tramos.

Cuando el Headspace está configurado correctamente, hay un poco de longitud adicional en la recámara para adaptarse a las ligeras variaciones en la longitud del cartucho que ocurren incluso en las municiones comerciales fabricadas más rigurosamente.

¿Por qué es importante el Headspace?

Cuando el pistón enciende la pólvora en el cartucho, se acumula una enorme presión rápidamente y hace que la vaina se expanda contra las paredes de la recámara para crear un sello. Esto evita que los gases calientes se escapen, excepto empujando la bala fuera de la boca de la vaina y hacia el ánima. Al mismo tiempo, la base de la vaina también se expande hacia atrás y presiona contra la cabeza del cierre y la cara de la recámara.

El espacio de cabeza excesivo puede provocar vainas abultadas o incluso fallas absolutas: grietas, separación de la cabeza de la vaina y división del cuello de la vaina. También puede causar  fallas en el disparo, pistones saliendo de la vaina y lo que es motivo de preocupación para los recargadores, acorta la vida útil de la vaina. Una falla catastrófica en el caso puede permitir que el gas caliente e incluso pedazos de latón escapen de la recámara y lesionen al tirador o a los transeúntes.

Un Headspace insuficiente o excesivamente estrecho puede ser igualmente peligroso. Puede evitar que fusil tenga problemas, provocando un fallo de disparo o daños a la vaina causados ​​por intentar forzar el cierre de la recámara. Forzar el cierre de la recámara puede atascar el cuello de la vaina demasiado hacia adelante, haciendo que agarre la bala con demasiada fuerza, lo que retrasa la liberación de la misma y conduce a presiones de recámara excesivamente altas.

Comprobación del Headspace

Por lo tanto, una Headspace correcta es esencial. Por lo general, esto se garantiza mediante el uso de calibres «pasa» y «no pasa» del tamaño acordado. Estas herramientas maquinadas con precisión, nominalmente en forma de cartucho, permitirán o evitarán el bloqueo del cierre, lo que indica si un arma está dentro de las tolerancias aceptables (es decir, si está correctamente « espaciada entre la cabeza »).

Si el espacio de cabeza es incorrecto, se puede ajustar, por lo general sustituyendo o modificando el cierre o la cabeza del cierre. Es mejor que estas comprobaciones y ajustes los lleve a cabo un armero calificado, y no están dentro del conjunto de habilidades del típico usuario militar o policial.  Huelga decir que, por lo tanto, quienes puedan tener ocasión deban hacerlo con fines de prueba o evaluación, deben tener cuidado.

Fuente: detroitammoco.com, armamentresearch.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.