Hoy os queremos hablar del 6.5 Creedmoor, un calibre desconocido aún para muchos en España, pero que lleva algunos años de moda en E.E.U.U y el resto del mundo y que cada vez tiene más adeptos. Vamos a intentar daros a conocer las virtudes tanto para el tiro como para la caza de este recién llegado al panorama cinegético que tan buenas críticas está teniendo, además de algunas opciones de munición y rifles que consideramos óptimas para la caza.

Cada vez más, fabricantes de munición y rifles cuentan con el 6,5 Creedmoor en sus catálogos, conscientes del gran auge que está experimentado en el mercado y que no ha llegado para ser una moda pasajera, sino un calibre excepcional que ha llegado para quedarse entre nosotros.

Como ya hemos dicho en alguna ocasión, hoy en dia debido a las mejoras en la calidad del material, rifles, óptica y munición cada vez más se tiende a tiros a larga distancia y son muchos los cazadores que buscan el estar preparado por si la ocasión así lo obliga. Es por ello que creemos conveniente el dar cabida en nuestro blog a este magnífico calibre que tantas alegrías está dando en el campo a muchos de nuestros clientes.

Origen del 6,5 Creedmoor

Fue en agosto de 2005 en los campeonatos Nacionales de Tiro de Camp Perry, Ohio, cuando empezó a nacer el 6,5 Creedmoor. El Ingeniero de Hornady y tirador Dave Emory y el múltiple ganador de campeonatos de tiro a larga distancia Dennis DeMille además de propietario de la empresa Creedmoor, se propusieron crear un nuevo calibre que fuera una revolución en los tiros a larga distancia, reuniendo una serie de cualidades que lo llevara a ser uno de los mejores calibres creados hasta la fecha para este fin.

Este nuevo calibre debería ser del 6,5 mm, con proyectiles de un gran coeficiente balístico para conseguir ganar la batalla al viento y la gravedad, que su presión fuera la mínima posible a fin de dañar mínimamente el interior de los cañones además de poderse usar varias veces los casquillos para su recarga, que tuviera poco retroceso y que pudiera utilizarse en acciones de cerrojo cortas.

Todo un reto sin lugar a dudas, pero tras múltiples cálculos y pruebas fue en 2008 cuando lanzaron al mercado el denominado 6,5 Creedmoor, diseñado para el tiro a larga distancia y que cada vez más gente usa para la caza.

Características balísticas del 6,5 Creedmoor

 

 

Lo primero en lo que nos fijamos al tener en nuestras manos una bala del 6,5 Creedmoor por primera es la desproporcionada longitud del proyectil (mal llamada punta) respecto al casquillo que tiene.

Sus diseñadores buscaban una gran densidad seccional con la que aprovechar al máximo el ratio entre el peso de la bala y su diámetro y esto se consiguió como es lógico alargando la longitud de la misma.

Diseñando una bala muy larga y de gran peso daría una estabilidad increíble y unas agrupaciones de media MOA a más de 900 metros, todo ello a unas velocidades muy altas que asegurarían una gran penetración y energía al impactar.

En cuanto al casquillo del 6,5 Creedmoor se utilizó uno del 308 Winchester pero haciéndolo un poco más corto e incrementando el ángulo de hombro del mismo, afín de ubicar este proyectil tan largo en su interior y que estas pudieran ser utilizadas en cerrojos de acción corta.

Las balas del 6,5 Creedmoor pueden salir algo más lentas en boca que sus competidoras directas, llegando a los 200 metros con velocidades similares, pero es a partir de esta distancia cuando este gran calibre aventaja al resto y brilla con luz propia.

A partir de estas distancias, en las que ya podemos empezar a hablar de tiros a largas distancias, es cuando el 6,5 Creedmoor gracias a su coeficiente balístico mantendrá mejor la velocidad en su vuelo al vencer mejor la resistencia al aire, consiguiendo impactar a más altas velocidades que sus competidores, mejorando los valores de energía transmitida a esas distancias y mejorando la balística terminal. Es decir, siendo más letales.

Por ello estamos antes un calibre que por tamaño está entre un 243 Win y un 7-08 Remington, con una trayectoria muy similar en cuanto a rasante a la que podría hacer un 300 Winchester Magnum pero con un retroceso aún menor que un 308 Winchester.

Con el 6,5 Creedmoor obtenemos las mismas cualidades que si usáramos rifles más potentes, pesados, largos y con mayor retroceso, pero en armas mucho más cómodas y livianas para largas caminatas, consiguiendo además agrupaciones muy por encima de calibres similares pensados para el tiro a larga distancia. Estamos hablando de media MOA a más de 900 metros, lo que resulta cuanto menos idóneo para cualquier cazador.

En resumen, una maravilla que pone a prueba todos los cálculos posibles de la física, con el que podemos hacer verdaderas maravillas en el campo de tiro y recechos tras corzos, rebecos y cabras monteses entre otros.

 

6,5 Creedmoor, un pequeño gigante para la caza

Como hemos dicho, el calibre 6,5 Creedmoor está siendo uno de los más demandados por los clientes que nos visitan en nuestra armería en Madrid últimamente, de ahí que nos hayamos animado a realizar este artículo.

Información sobre sus cualidades balísticas, opinión de personas que ya lo tienen y qué rifles y munición son los que ya lo ofrecen son algunas de las preguntas que recibimos casi a diario.

Y es que este calibre que en un primer momento se diseñó para el tiro de competición a larga distancia, se ha empezado a usar en la caza con excelentes resultados.

Excelentes agrupaciones, velocidades muy elevadas y por tanto una gran energía al impactar a larga distancia son cualidades más que suficientes para que valoremos a este magnífico calibre como es el 6,5 Creedmoor a la hora de comprar un rifle nuevo.

A estas cualidades debemos sumarle el que suele ir acompañado de rifles muy ligeros y cortos, lo que hacen de este un equipo ideal para recechos de alta montaña tras rebecos y cabras monteses, o durante recechos de corzos en las mañanas de primavera que se acercan. Es en estos lances donde este calibre acompañado de un gran rifle nos dará muchas alegrías.

Las discretas velocidades en boca de cañón y por debajo de 200m hacen que la vida útil de los cañones no se resienta por su uso y erosión. Pero por ello mismo no es un calibre que recomendemos para monterías. Su uso es estrictamente el rececho o tiro deportivo a larga distancia

Munición disponible para el 6,5 Creedmoor

Aunque grandes amantes de este calibre se recargan su propia munición, actualmente en el mercado encontramos ya un gran número de fabricantes que ofrecen diferentes proyectiles con los que obtener unos excelentes resultados tanto en la diana como en el animal gracias a la balística terminal.

La gama y peso de proyectiles se mueve entre los 120 y 147 grs. Todos ellos con altos coeficientes balísticos (BC) por encima de 0.550. Hay que pensar que la mayoría de cañones para este calibre vienen con un paso de estría o Twist Rate de 1 en 8, que se considera el ideal para estabilizar proyectiles de esos pesos y altos BC.

Fabricantes como Barnes tiene balas de 120 grains para el 6,5 Creedmoor montando su afamada bala TTSX. Este proyectil de las denominadas monometálicas o monoliticas, consiguen una excelente aerodinámica y unos resultados devastadores al impactar en el animal como resultado de sus característicos pétalos que se forman, ocasionando el doble de diámetro de la bala y una gran penetración, además de su casi asegurada salida.

Si tienes curiosidad por conocer más sobre las balas monometálicas te invitamos a que leas nuestro artículo sobre estas y descubras de lo que son capaces.

Hornady en cambio, ofrece su punta ELD-X de 143 grains para los amantes del 6,5 Creedmoor que deseen una bala blanda. El proyectil ELD-X de Hornady utiliza un polímero especial en la punta del proyectil que mejora el comportamiento y el coeficiente balístico a largas distancias. Este tipo de balas consigue transmitir una gran cantidad de energía en el animal en el momento del impacto, provocando grandes resultados que nos harán muy fáciles los posteriores cobros. En nuestras pruebas en el campo de tiro ha demostrado ser una de las más precisas.

Por otro lado, Nosler apuesta por la tradicional Acubond con núcleo soldado a la camisa para evitar que esta se separe en el momento del impacto. Excelente vuelo, penetración suficiente y gran retención de peso son algunas de las características que han hecho tan famosa a esta bala para la caza.

Por último, Sako comercializa para el 6,5 Creedmoor su proyectil Power Head II, que es el mismo proyectil de Barnes descrito al principio con punta de polímero de cobre de rápida expansión garantizando excelentes agrupaciones y grandes daños en el animal. Ademas Sako ha añadido recientemente este calibre a su gama de tiro denominada TRG, cargando los magnificos proyectiles de Sierra, matchking de 136 grs. punta hueca y cola de bote. Para los que busquen la precisión más extrema.

De todos modos, si tienes dudas, te recomendamos que te acerques por nuestra armería y estaremos encantados de explicarte de forma detenida cada uno de los efectos que consiguen estas y otras balas para que se adapten lo mejor posible a tu caza.

Rifles 6.5 Creedmoor para la caza de alta montaña y rececho

Como hemos dicho el 65, Creedmoor resulta ideal para caza de alta montaña y recechos, donde de forma habitual realizaremos tiros a larga distancia. Además, como todos sabemos esta caza suele venir acompañada de largas caminatas y multitud de horas tras nuestro ansiado animal con el rifle al hombro, por lo que la gran mayoría de fabricantes apuestan por fabricar sus rifles para este calibre con culatas sintéticas que garantice unos pesos menores del conjunto del equipo.

Entre los más destacados, encontramos los rifles Kimber y Tikka. Rifles que ya de por si gracias a sus excelentes cañones consiguen agrupaciones sorprendentes, pero que acompañados de un calibre como este se convierten en verdaderas joyas para la caza de alta montaña y rececho.

Rifles como el Tikka T3X SuperLite o el Kimber Mountain Ascent o Montana deberán valorarse como opción más que perfecta si estamos pensando en hacernos con un arma de este calibre; teniendo asegurados resultados que incluso al propio cazador le sorprenda y que haga que se convierta en su rifle preferido para este tipo de caza.

Nuestra opinión sobre el 6,5 Creedmoor

Como siempre, nos gusta dar nuestra opinión personal sobre las cosas que valoramos en nuestro blog y esta vez no podía ser menos. El 6,5 creedmoor se trata de un gran calibre que ofrece a todo aquel que lo prueba unas sorprendentes agrupaciones a larga distancia, unos resultados en el animal sorprendentes, acompañado de un mínimo retroceso y peso en el arma.

Si optamos por rifles que de por si agrupen de forma excepcional como puedan ser los Sako ,Tikka o Kimber entre otros, acompañados de visores de un gran número de aumentos y torreta balística tendremos en nuestras manos un rifle que nos enamorará y con el que tiraremos con seguridad a piezas a gran distancia.

Como siempre deberemos jugar con el tipo de proyectil en función del animal y gustos de cada uno, y como no hacer las pertinentes pruebas para saber cuál va mejor en nuestro cañón. Pero a día de hoy disponemos en nuestro stock de una amplia variedad de munición para el 6,5 Creedmoor entre los que seguro estará el tipo de bala que mejor se adapte a tu tipo de caza, rifle y gustos.

Además, como último apunte debemos destacar lo idóneo que puede resultar este calibre para jóvenes cazadores y mujeres que huyan de los grandes retrocesos de calibres mayores. Haciendo de este un gran calibre para adentrar a gente en el mundo de la caza con especies como el corzo por ejemplo y que poco a poco vayan ganando confianza con calibres mayores.

Como decimos, con este calibre obtendremos resultados de calibres más potentes siendo este verdaderamente pequeño, acompañado de rifles ligeros y con poco retroceso. Anímate a descubrirlo.

Fuente: armerianieremberg.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.